La vergüenza de Chamartín

El funcionamiento de la red de Cercanías en la estación de Chamartín es, francamente, de vergüenza ajena. Parece mentira que estemos en la capital de un supuesto país desarrollado. Me quejo de dos incidencias:

Esta mañanana, cojo el tren en Atocha, dirección Fuente de la Mora. Después de esperar 15 minutos, por fin llega uno que va a donde quiero ir. Pero, al llegar a Chamartín, se baja prácticamente todo el mundo. Como ya me sé la historia, me acerco a la puerta del tren y me asomo. Compruebo que el cartel del andén no tiene indicación alguna, así que me bajo. Giro la cabeza y veo OTRO TREN estacionado en la misma vía. Claramente, ese tren no iba a salir de la estación en dirección Fuente de la Mora. En ningún momento se indica, de forma alguna, que el tren, que cuando pasó por Atocha tenía como destino Fuente de la Mora, no iba a continuar la marcha. Me he tenido que bajar del tren a mirar la pantalla de información esperando a ver por qué vía le apetecía ahora a renfe enviar un tren con dirección a mi destino.

Pero el caso de ayer por la tarde fue más flagrante aún. Dirección opuesta, cogiendo el tren en Fuente de la Mora, dirección a Atocha, aproximadamente a las 19:45. En primer lugar el tren se para antes de llegar a Chamartín durante entre 5 y 10 minutos, sin dar explicación alguna. Pero esto es habitual, así que ni pestañeo. Sin embargo, llegamos a Chamartín y el tren se queda allí parado durante al menos 15 minutos. Los viajeros ya bastante mosqueados, esperando una explicación. En esto que el conductor (o maquinista, o como sea que llaméis al puesto), sale por la puerta avisándonos de que el tren no va a pasar por Atocha. Es decir, algo que se debería haber anunciado por megafonía, al menos la interna del propio tren, se anuncia de viva voz y a un tono de conversación normal; dudo que los pasajeros que había al final del propio coche se enteraran de lo que nos dijo. Con un cabreo considerable, los viajeros comenzamos a abandonar el tren y nos dirijimos al panel de información para disfrutar del placer de tener que esperar a ver por dónde va a pasar tu tren. Afortunadamente, voy a Atocha, estación por la que pasan prácticamente todos los trenes, así que escojo el que va hacia Parla y me lanzo a la carrera hacia su vía, que el panel sólo anuncia cuando queda UN MINUTO.

Llego al andén, flanqueado por sendas vías y veo que AMBOS trenes dicen ir hacia Parla. Me la juego subiendo a uno de ellos y la casa se queda con todo cuando veo que es el otro el afortunado que sale hacia su destino. Nos quedamos esperando en el tren durante más de 15 minutos, de nuevo sin explicación, hasta que decide salir de la estación.

¿De verdad no hay una forma mejor de gestionar las idas y venidas de trenes en la estación de Chamartín? ¿En serio no se puede avisar en los paneles de información con más antelación que UN MINUTO, obligando a los pasajeros a salir corriendo hacia el andén que les ha tocado en gracia?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s